Diez mil manifestantes recorren el centro de Madrid contra el Pensionazo

Los sindicatos USO, ANPE, CCP, SATSE y USAE han protagonizado esta mañana una multitudinaria manifestación que ha recorrido el Paseo del Prado desde la Glorieta de Atocha,  a la que ha seguido un mitin bajo el lema principal “Contra el pensionazo y los recortes sociales” aunque en las pancartas de los manifestantes se han podido leer otras reivindicaciones como “Menos subvenciones y más pensiones” o “No a los privilegios de la clase política”.

Esta marcha, convocada por  los citados sindicatos independientes ha sido secundada por diez mil manifestantes, delegados  y representantes de trabajadores de toda España, contra la reforma de las pensiones tal y como la planteó el Gobierno y se han llegado a la Plaza de Neptuno, “porque queremos que el clamor llegue a los parlamentarios, para que escuchen a la ciudadanía trabajadora, tomen nota y corrijan los desaguisados cometidos, rectificando los proyectos de ley que el Gobierno pretende validar con las reformas de las pensiones y la negociación colectiva, últimos aldabonazos de tanto destrozo social y laboral”.

En estos términos se ha dirigido Julio Salazar, Secretario General de USO, a los presentes, con la intención de que “sepan que estamos hartos ya de tanta milonga y tanta falacia como pulula en la farándula económica, política y sindical”.

El líder de USO se ha centrado por un lado en la pérdida de derechos que supone la pretendida “reforma indecente e injusta de nuestro buque insignia de protección social”. “Exigimos una rectificación de las políticas para abrir un nuevo escenario de recuperación económica, del empleo y de la justicia social, que haga hincapié en el trabajo digno y en la defensa de la salud y las pensiones”, ha dicho. Y por otra parte ha protagonizado un discurso de profundo carácter sindical porque, según ha comenzado su discurso, “no todos los sindicatos ni todos los sindicalistas somos iguales”.

Reivindicación de otro panorama sindical más democrático

El segundo pilar reivindicativo de las organizaciones ha ido dirigido a la regeneración del marco sindical ante “tanto desprestigio social como han infringido al sindicalismo, fruto de una  legislación viciada, por un diálogo social espurio fruto de prebendas, subvenciones y blindajes institucionales”, ha espetado el líder de USO.

Los sindicatos afirman querer “que se dé la regeneración y democratización de la vida sindical en España con la promulgación de una auténtica Ley de Libertad Sindical que respete el pluralismo y que equipare al listón político la adquisición de representación plena con el 3% de delegados electos”, ha pedido Salazar.

Según el portavoz, “cómo no vamos a tener una posición crítica contra las dos instituciones sindicales del estado, cuando anteponen su estatus quo, la petrificación del bisindicalismo y la práctica del neoverticalismo sindical mientras hurtan información en un tema como la negociación colectiva”. Para  la USO la actitud de los sindicatos mayoritarios condenará  a centenares de miles de trabajadores a no llegar a cobrar una pensión contributiva y a millones de trabajadores a trabajar más años para cobrar una menor pensión.

Voces de sindicatos independientes.

Por ello el secretario general de USO ha afirmado ante los asistentes que “hoy el movimiento sindical autónomo e independiente ha dado el do de pecho, porque somos la alternativa sindical ante el páramo y orfandad que otros han dejado”.

José Ignacio Gutiérrez, Secretario General de CCP, se refirió al Gobierno como “el más ineficaz” y apuntó que acabar con la corrupción política permitiría ahorrar costes que revertieran en un abaratamiento de las políticas públicas. Por su parte, la Secretaria de Organización de USAE, Isabel Lozano, hizo público su temor por que “si seguimos así, en un futuro los españoles tendremos unas pensiones ridículas”.

Nicolás Fernández, Presidente de ANPE, recordó que “en esta legislatura se ha acabado con consensos muy importantes, como el Pacto de Toledo”. Rafael Reig, Secretario General de SATSE, denunció que “nos quieren hacer creer que el sistema público sanitario es insostenible, pero no lo es, sólo necesita un mayor control y una mejor gestión”.