Valoración de FEUSO-Andalucía de la comparecencia del Ministro de Educación, Cultura y Deporte

ministro.jpgPARA FEUSOANDALUCÍA, LA PRINCIPAL PRIORIDAD DEBE SER PRESTIGIAR EL TRABAJO DE LOS DOCENTES

La Federación de Enseñanza de USO comparte globalmente el análisis y las valoraciones contenidas en la intervención del Ministro de Educación, José Ignacio Wert, durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados el 31 de enero. FEUSO comparte también los objetivos principales expuestos: que mejore la calidad, que aumente la eficacia del sistema educativo, que disminuya el fracaso escolar, mejore la Formación Profesional y que, en definitiva, nuestro sistema educativo avance en la mejor dirección. Pero, lo primero, debe ser prestigiar el trabajo de los docentes.

Todos queremos, como afirmó el Ministro, que en un momento de crisis económica como el que estamos padeciendo, la educación sea la mejor herramienta de renovación humana y social. Por lo tanto, lo que necesita ahora mismo la educación española, y de manera especial los docentes, es una política educativa encaminada, como principal prioridad, a prestigiar el trabajo de los profesionales de la educación, mejorando sus condiciones laborales y salariales y poniendo en práctica medidas que contribuyan a mejorar su trabajo diario. Esto es lo que quieren los profesores. Y si se va en esta dirección, los docentes se creerán las palabras del Ministro: “la calidad del profesorado es un factor clave a la hora de mejorar los resultados de un sistema educativo”. Con una política educativa que revalorice el trabajo de los docentes se podrá, como también dijo el Ministro, “atraer a la educación a los mejores”. Nos gustaría que el Ministro pulsase el estado de ánimo de los docentes, y así se lo haremos saber cuando nos reunamos con él, pues las políticas emprendidas desde algunas Administraciones han devaluado la actividad docente y desmoralizado a los profesores.

El Ministro habló de la reforma del Bachillerato. Como dijimos en su momento, son más las dudas que las certezas que tenemos sobre la manera de llevar a cabo esta medida sin que pueda provocar serios desajustes en la estructura de muchos centros educativos, y en sus plantillas, especialmente en los concertados. Desde FEUSO estamos a la espera de se explique con todo detalle el alcance de esta medida para los centros y para el profesorado.

Sobre el cambio de nombre de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, ahora convertida en Educación Cívica y Constitucional, reproducimos lo aprobado en la Resolución General de nuestro V Congreso, celebrado en 2008: “el Estado no puede imponer ninguna formación de la conciencia moral ni de los valores que iluminan la vida privada de los alumnos”. Por ello, reclamábamos “el rediseño de la asignatura de Educación para la Ciudadanía bajo sus diversas denominaciones y en sus distintos niveles, para que se imparta con unos objetivos y unos contenidos que respeten este principio”.

Apoyamos, como hemos hecho siempre, todo lo que tenga que ver con el desarrollo de la autonomía de los centros en el plano organizativo, curricular y de gestión económica, aunque luego nunca llegan a desarrollarse estos aspectos; al contrario, en los últimos años ha aumentado la burocratización y la uniformidad de centros y de estrategias, recayendo por desgracia una gran parte de esta marea de burocracia sobre el tiempo libre del profesorado.

El resto de las medidas que se anuncian esperemos que la situación económica no las deje en papel mojado, pues su aplicación –como la generalización del bilingüismo a todos los centros sostenidos con fondos públicos, la reforma de la Formación Profesional, el necesario y urgente Estatuto del Docente…- exige recursos económicos muy escasos en estos tiempos.

Desde FEUSO confiamos en que el Ministro de Educación, durante las próximas semanas, vaya dando los pasos necesarios desde la prudencia y el diálogo para dirigir la educación española hacia esa meta de calidad y equidad tan necesaria y para la que cuenta con todo nuestro apoyo.

VER TEXTO COMPLETO DE LA COMPARECENCIA (PDF)