Mesa de la Enseñanza Concertada: USO rechaza las actuaciones de la Consejería de Educación, movida por pura ideología política y partidista, en relación con los conciertos educativos

El día 26 de marzo (Martes Santo) se ha reunido la Mesa de la Enseñanza Concertada, convocada por la Directora General de Planificación y Centros, con el único punto del Orden del Día: “Renovación de los conciertos educativos a partir del curso 2013/14”, que le habíamos solicitado los miembros de la Mesa, de manera unánime.

Comenzó la reunión con el informe de la Directora General, del que destacamos que la Consejería de Educación prevé, para el próximo curso, reducir 60 unidades concertadas (de las 11.860 existentes en la actualidad; según sus palabras). De estas reducción, 39 unidades corresponderían a centros de Educación Diferenciada, 13 a unidades que cuentan con bajas ratios en la actualidad y las 8 restantes a centros situados en zonas rurales, en las que el descenso demográfico y “su modelo de defensa de la escuela pública” les obliga a cerrar esas unidades. Manifestó literalmente que (ellos) “somos un gobierno de izquierda que prioriza la escuela pública y no intereses privados”.

Todas las organizaciones presentes en la Mesa nos manifestamos en contra de las actuaciones llevadas a cabo por la Consejería de Educación, en relación con la resolución de conciertos educativos, por el fondo y por las maneras empleadas.

Desde la Federación de Enseñanza de la USO de Andalucía, nos manifestamos rechazando radicalmente esas políticas que perjudican a los trabajadores y a las familias y deterioran, aún más, la educación andaluza. En concreto,

1. Para la USO no es de recibo que la Consejería de Educación trate de cerrar unidades concertadas, sacando a alumnos de centros concertados con amplia demanda social para rellenar determinados centros públicos sin demanda suficiente, para “tapar sus vergüenzas en la gestión de los centros públicos” que son de su exclusiva competencia. Rechazamos que el gobierno andaluz imponga su modelo político partidista, cargado de sectarismo, frente a la libertad de las familias para elegir el centro en el que quieren educar a sus hijos.

2. En USO rechazamos que la Consejería de Educación actúe de manera tan irresponsable, inoculando artificialmente una crisis en centros concertados estables y viables, gracias al acreditado trabajo de todos sus trabajadores a lo largo de muchos años. Actuación, ésta, que podría tener (si no lo remediamos) graves consecuencias para la estabilidad laboral de los trabajadores de esos centros.

3. En el caso de los centros de Educación Diferenciada, la USO ha vuelto a defender la legitimidad de este modelo pedagógico y el hecho de que con el dinero de todos los ciudadanos, la Consejería no debe imponer su modelo político e imposibilitar otros diferentes. No es tolerable que decisiones puramente políticas y sectarias del gobierno andaluz pongan en peligro numerosos puestos de trabajo estables y, además, se cercene la libertad de opción de familias humildes, especialmente en zonas rurales y en barriadas obreras.

Para apoyar nuestros planteamientos, leímos algunos párrafos de algunos artículos de prensa que nos parecieron muy esclarecedores en este enfrentamiento entre dogmatismo político y libertad ciudadana (Ver PDFs: Artículo Carlos Colón Hnas. Cruz y Artículo E. G.-Máiquez). No nos dejan otra salida que la movilización y los Tribunales; caminos que volveremos a recorrer.

Finalmente, la Consejería de Educación informó de que nos convocará en breve para abordar otros asuntos que le hemos planteado las diferentes organizaciones de la Mesa.