¡No a la reducción de horas o sesiones lectivas de la asignatura de Religión!

no.jpgRespeto a la asignatura y al Profesorado que la imparte

Ante el debate surgido en algunas Comunidades Autónomas sobre las horas o sesiones destinadas a la asignatura de Religión o Educación Cívica en sus diferentes modalidades y etapas, la Federación de Enseñanza de USO considera que el tratamiento educativo, organizativo y pedagógico que debe darse a esta asignatura debe ser el mismo que al del resto de las asignaturas. Para FEUSO, se trata de una asignatura más, a todos los efectos, que debe contar con un profesorado especialmente cualificado y con unas horas lectivas apropiadas a sus objetivos y cometidos. Por todo ello, FEUSO considera que las Comunidades Autónomas deben destinar dos sesiones lectivas a esta asignatura en todas las etapas educativas, también en el Bachillerato y la Formación Profesional.

Si se reducen las horas destinadas a esta asignatura se provocará, además, un grave perjuicio laboral, pues miles de profesores verán reducida su jornada laboral y, por tanto, sus condiciones laborales. La medida provocaría que en tiempos de crisis y de dificultades, un buen número de profesores vayan directamente al paro. Sorprende que determinadas Administraciones educativas no tengan en cuenta los daños laborales y sociales que van a provocar y alimenten una polémica que va contra la libertad de las familias que han elegido voluntariamente esta asignatura para sus hijos. Este profesorado facilita que pueda cumplirse el precepto constitucional de favorecer que los padres puedan elegir el tipo de educación que quieran para sus hijos, derecho que determinadas Administraciones se empeñan en poner trabas y minusvalorar.

Para FEUSO, y consideramos que para los padres y madres que eligen esta asignatura, la asignatura de Religión contribuye de manera eficaz a la formación integral de las personas. Favorece, entre otras cosas, el conocimiento, la interpretación y el desarrollo de realidades espirituales que deben tener su presencia en el mundo educativo. Además, acerca al alumnado elementos fundamentales de la cultura europea, con sus manifestaciones en el arte, la literatura, la filosofía, la ciencia. La asignatura de Religión fomenta la educación en valores y virtudes y promueve la verdad, la libertad, la justicia, la paz, la fraternidad, la solidaridad, el respeto…, actitudes que contribuyen a construir una sociedad más justa y humana. Conviene no olvidar que la asignatura de Religión está presente en la gran mayoría de los sistemas educativos europeos y, también, en las universidades.

La Federación de Enseñanza de USO, sindicato mayoritario entre el colectivo del profesorado de Religión, seguirá trabajando para que las Administraciones reconozcan todos los derechos laborales de este profesorado, sin cortapisas de ningún tipo, y para que no sean tratados como trabajadores de segunda división. También para que la asignatura de Religión sea una asignatura más dentro del currículo de los alumnos, sin que tampoco sea considerada de segunda división.