El MEC mantendrá las condiciones salariales de los profesores de religión para el próximo curso.

El Sindicato USO y el resto de organizaciones sindicales con representatividad en el ámbito del profesorado de Religión dependiente del Ministerio de Educación, hemos mantenido una reunión el 26 de marzo para tratar diversos temas que afectan al profesorado de Religión: provisión de plazas, situación de Andalucía, situación laboral y económica, etc.

En cuanto a la situación de Andalucía, donde se ha hecho llegar instrucciones a los directores de los centros en las que se comunica que para el curso 2015/2016 se pueden reducir los dos periodos semanales de la asignatura de Religión quedándose tan sólo en uno de 45 minutos, desde USO hemos manifestado nuestra gran preocupación al respecto, como ya hicimos en el escrito que registramos en el Ministerio el 9 de febrero instando a mantener una reunión para tratar este asunto ante las graves consecuencias que esta medida puede tener para el profesorado.

En este punto, desde el Ministerio nos han manifestado que debemos esperar, ya que a día de hoy, no está del todo claro que en Andalucía se vaya a llevar a cabo esta reducción y, en cualquier caso y, esto es lo más importante, de cara al curso que viene, el Ministerio se compromete a mantener las condiciones salariales que los trabajadores tienen en estos momentos, con independencia de las posibles reducciones de horario que puedan llevarse a cabo.

En relación con la propuesta de acceso a destinos, el Ministerio ha presentado un borrador que contempla la gran mayoría de las reivindicaciones que desde USO hemos reivindicado. En este sentido contempla como novedades respecto a años anteriores las siguientes:

En el apartado relativo a titulaciones académicas, se adecúa a la nueva legislación educativa y se añade a las antiguas titulaciones -en las que se hacía la distinción entre el primer ciclo (diplomaturas, ingenierías técnicas, etc.) que se puntuaban con 0,500 puntos, y el segundo (licenciatura, ingenierías superiores, arquitectura, etc.) que les correspondía 1,000 puntos (ahora, 0,500 puntos)-, el grado, al que se le puntúa directamente con 1,000 puntos.

En cuanto a los cursos de formación y perfeccionamiento, como ha venido siendo petición de USO, se toma como referencia mínima por cada curso o grupo de trabajo igual a 10 horas, y no 20 horas como en otras ocasiones ha sostenido el MEC, entendiendo que un 1 crédito equivale a 10 horas. De esta forma, todos los créditos serán tenidos en cuenta, mientras que con un número par podíamos encontrarnos que quienes por ejemplo tuvieran 5 créditos (50 horas), sólo le tuvieran en cuenta 4 créditos.

En cualquier caso, desde el Ministerio no han dado aún por cerrado el tema del concurso para la provisión de plazas y acceso a destinos y contempla prorrogar la situación actual ante la situación de incertidumbre que vive Andalucía.

En otro orden de cosas, hemos querido aprovechar la reunión para tratar otros temas de índole laboral que nos preocupan, especialmente los sexenios, cuyo derecho al cobro se ganó en la Audiencia Nacional, como ya hiciéramos en su día con los trienios. En este punto hemos instado al Ministerio a llegar a un acuerdo con los Sindicatos de cara a hacerlo efectivo y, evitar seguir con la judicialización de este asunto. Aquí, el Ministerio nos ha manifestado que han recurrido al Tribunal Supremo la sentencia de la Audiencia Nacional y van a esperar a la resolución antes de tomar ninguna decisión.

Por último, queremos manifestar nuestro malestar con el “modus operandis” de algún sindicato que, obviando un mínimo de ética profesional, se dedica a mandar mensajes de móvil durante el transcurso de la negociación con el Ministerio, poniendo en juego la propia negoción, la interlocución con el Ministerio y el buen hacer de quienes participamos en la negociación. Además, de ser una grave falta de respeto a quienes, desde hace años, venimos trabajando en pro de los derechos de los trabajadores y trabajadoras que imparten la asignatura de Religión.

Esta falta de compañerismo y sigilo profesional es doblemente grave cuando además el sindicato que filtró el contenido de la negociación, además mintió, adjudicándose méritos que no son suyos o propuestas que ni tan siquiera había planteado en la mesa negociadora.