Reunión de la Mesa Negociadora del XII Convenio de Educación Infantil (19-XII)

En la reunión de la Mesa Negociadora del 19 de diciembre, se ha constatado la situación de bloqueo absoluto por la que atraviesa la negociación del Convenio Colectivo, con el consiguiente perjuicio para los trabajadores, que ven como pasa el tiempo sin que sus salarios se actualicen (llevan ya casi tres años de congelación) y sin que sus condiciones laborales mejoren.

Dicho bloqueo en la negociación se debe, fundamentalmente, a la imposibilidad de acercar posturas con el banco patronal que no acepta ninguna de las reivindicaciones sindicales pero que, sin embargo, no está dispuesto a renunciar a sus principales propuestas, como son: quitar la referencia semanal de la jornada y mantener una referencia solo anual, con la consiguiente desregularización de la misma y la posibilidad, por consiguiente, de realizar jornadas muy amplias a costa de aquellas semanas, véase en los periodos estivales de menor actividad, en los que la jornada es inferior; por otra parte, tampoco renuncian a modificar el actual complemento salarial en los casos de incapacidad temporal. Recordamos que, actualmente, durante los tres primeros meses de una baja se paga un complemento salarial hasta el 100 por 100 de la retribución mensual. Sin embargo, ahora proponen que dicho complemento se pague a partir del octavo día de baja.

En opinión de USO, la gravedad de la actual situación de bloqueo no está en las propuestas patronales, que son legítimas aunque nosotros no las compartamos, sino en que proponen dichas propuestas sin que a cambio tengan en consideración ninguna de las nuestras. Ni que decir tiene que cualquier negociación debe pasar, obviamente, porque cada una de las partes cedan en sus posiciones de partida y hagan concesiones mutuas en pro de alcanzar acuerdos. Lo contrario no es una negociación, sino una imposición.

Por si todo esto no fuera suficiente, en esta última reunión también nos han trasladado una propuesta, cuyas líneas fundamentales resumimos en los tres siguientes puntos:

  1. Para aquellos puestos de trabajo que actualmente tengan un salario igual o inferior al salario mínimo interprofesional, actualizarlo al mismo. ¡Faltaría más!
  2. Para el personal que desarrolla su trabajo como educador infantil, una subida del 3% para el año 2019 sobre el salario que actualmente perciben (837,66€), y del 2% para el 2019. Para el 2021, lo dejan abierto a la negociación. Hay que recordar que para el año 2019 el SMI aprobado asciende a 900€, por lo que dicha subida del 3% es ficticia, ya que la misma sería absorbida.
  3. Para maestros y titulados, la subida propuesta es del 0,5% para el año 2019 e igual subida para el 2020. Dejando abierto igualmente el año 2021.

 

Para USO y del resto de sindicatos, esta propuesta salarial es del todo inasumible. No contemplan ninguna posibilidad de carácter retroactivo, ni tan siquiera para el presente 2018, consolidando una congelación salarial de tres años. En la práctica, nos proponen dejar casi todas las categorías al SMI, salvo a maestros y resto de personal titulado, con el consiguiente perjuicio laboral y económico que ello puede implicar. Y las subidas propuestas para estos últimos, un 0,5%, es absolutamente irrisoria.

Además de todo lo anterior, para el 2021 no proponen Tablas Salariales, lo que en la práctica y según nuestra experiencia viene siendo una nueva congelación ante la imposibilidad de llegar a acuerdos.

Desde USO y el resto de las organizaciones sindicales, hemos mostrado nuestro frontal rechazo a estas propuestas y a esta forma de llevar a cabo la negociación el banco patronal. Hemos insistido en la necesidad de que valoren nuestras propuestas y las tengan en cuenta de cara a entablar una verdadera negociación.

Ante este panorama, nos hemos emplazado de cara al próximo 2019 para continuar la negociación, si bien no se ha concretado ninguna fecha, sino que desde el banco sindical hemos trasladado al banco patronal que bajo estas condiciones no estamos dispuestos a continuar la negociación y estudiaremos vías alternativas.