Alerta por otro macabro juego escolar: “El abecedario del diablo”

Si no hay bastante con el juego de “La Ballena Azul” (ver FEUSO-Informa 493), que ha hecho que muchos padres de adolescentes estén atentos a lo que sus hijos hacen o dejan de hacer con las nuevas tecnologías y a poner más atención a los comportamientos de sus hijos, ha aparecido otro nuevo y macabro juego entre los niños. Este juego, “El abecedario del diablo”, consiste en que los niños se maltratan unos a otros o con autolesiones. Parece que no es algo aislado y es una práctica que se está realizando en las escuelas con niños de edad escolar.

El juego lo dio a conocer la Asociación Contra el Acoso Escolar (ACAE) tras una denuncia por parte de una madre, quien notó heridas en las manos de su hijo de ocho años.

 

Así se “juega”

 

Parece un juego inofensivo, pero no lo es en absoluto. Las reglas del juego siguen un patrón: un niño o niña que es líder escoge a las víctimas según su propio criterio y las víctimas deben superar el juego para poder ser aceptados en el grupo, si no serán rechazados. Tiene un carácter más serio de lo que parece, sobre todo cuando los agresores quieren infligir daño real a las víctimas.

Cada letra del abecedario es una herida. Se trata de un juego para hacer daño, en el que la víctima tiene que recitar el abecedario de la A a la Z; mientras verbaliza una palabra que empiece por cada letra, otro niño le hace daño en la mano. La forma de hacer daño es pellizcando, rascando o haciendo heridas en las manos cada vez más fuerte, e incluso se han conocido casos de que utilizan objetos cortantes como tijeras, punzones o con cúter. Se crean heridas profundas y pueden infectarse generando complicaciones de salud a los niños.

 

Se trata de un juego donde la humillación y la falta de dignidad están presentes, por lo que de un modo u otro, tanto si la víctima acepta o no, estará sometido a presión social por parte de los demás. Aunque muchos padres piensan que son “cosas de niños”, no lo es en absoluto y se podría comparar perfectamente con problemas de bullying donde hay líderes que escogen a víctimas.

 

¿Qué hacer si se sospecha de que se está “jugando” al abecedario?

 

Es muy importante detectar las heridas en ambas manos, buscar quién lo ha iniciado y hasta dónde llegar. A nivel físico, las heridas pueden tener complicaciones. Especialmente entre los niños y niñas que padecen diabetes u otras enfermedades que dificultan la cicatrización. Por eso instan a vigilar las lesiones, ya que “los niños suelen intentar ocultar a los adultos para evitar preguntas y acusar a sus amigos”. A partir de ahí, ir al centro de salud y a la comisaría para denunciar lo que está ocurriendo.

 

Detrás de este tipo de prácticas, hay un fondo mucho más complicado y pueden ser la semilla o un síntoma de los casos de bullying. “El abecedario del diablo”, demuestra que el maltrato entre menores existe.

Para evitarlo, prevención

 

Es necesario que los padres estén atentos a posibles heridas que tengan sus hijos en las manos, puesto que esta práctica de maltrato entre los niños se manifiesta de esa manera. Igualmente los docentes, que si detectan alguna lesión en uno o varios alumnos, deben ponerlo en conocimiento de la dirección del centro y a los padres.

 

La “prevención”, como siempre, es el paso principal para evitar estos conflictos. Llama a la creación de programas que motiven a los escolares y potencien las relaciones entre iguales. Sin lugar a dudas, hay trabajo emocional que hacer con los niños, donde la empatía en este juego brilla por su ausencia y lo que es peor, la satisfacción de hacer daño a otro es realmente preocupante.

 

Es imprescindible hablar con los hijos y los alumnos y enseñarles buenas habilidades sociales para que no pase por este tipo de “rituales” solo por ser aceptado por sus iguales.

 

Imma Badia Camprubí

Secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral

FEUSO.-