Causas y tratamiento del Coronavirus

A finales de 2019 se notificaron los primeros casos de un nuevo brote de coronavirus (2019nCoV) en la ciudad de Wuhan (China). Desde entonces el goteo de nuevos infectados ha sido continuo, se han producido ya muertes y se ha confirmado que este coronavirus se transmite no solo de los animales a las personas, sino de humano a humano.

De hecho, ya hay personas infectadas en varios países. El 30 de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado la emergencia internacional ante la presencia en casi una veintena de países del coronavirus de Wuhan, y por miedo a que la epidemia pudiera llegar a países con sistemas sanitarios insuficientes para detener la rápida infección. En su twitter (@sanidadgob), el Ministerio de Sanidad proporciona los datos actualizados sobre el coronavirus, información que también pueden consultarse en su página web: www.mscbs.gob.es/profesionales.

 

¿Qué es el coronavirus?

 

Los coronavirus son un grupo de virus comunes. Se llaman así por sus puntas en forma de corona en la superficie del virus. Algunos coronavirus solo afectan a los animales, pero otros también pueden afectar a los humanos. La mayoría de las personas se infectan con estos virus en algún momento de su vida. Generalmente, causan infecciones de leves a moderadas en las vías respiratorias superiores, como el resfriado común. Pero también pueden causar enfermedades más graves, como bronquitis o neumonía.

Existen varios tipos diferentes de coronavirus humanos, incluyendo el nuevo coronavirus 2019 (2019- nCoV), el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo grave (SARS).

 

¿Cómo se transmiten las infecciones por coronavirus?

 

En general, los coronavirus humanos se transmiten de una persona infectada a otras a través de:

  • El aire, al toser y estornudar.
  • Contacto personal cercano, como tocar o estrechar la mano.
  • Tocar un objeto o superficie con el virus para luego tocarse la boca, la nariz o los ojos antes de lavarse las manos.
  • A través de las heces (poco común).

 

¿Cuáles son los síntomas de las infecciones por coronavirus?

 

En general, los síntomas principales de las infecciones por coronavirus suelen ser:

  • Secreción y goteo nasal.
  • Tos.
  • Fatiga.
  • Dolor de garganta y de cabeza.
  • Fiebre.
  • Escalofríos y malestar general.
  • Dificultad para respirar (disnea).
  • Síntomas gastrointestinales, en especial, diarrea.

 

Tal y como ocurre con el virus de la gripe, los síntomas más graves (y la mayor mortalidad) se registra tanto en personas mayores como en aquellos individuos con inmunodepresión o con enfermedades crónicas como diabetes y algunos tipos de cáncer o enfermedad pulmonar crónica. En casos extremos, puede ocasionar insuficiencia respiratoria.

 

¿Cuáles son los tratamientos para las infecciones por coronavirus?

 

Los casos más leves pueden superarse siguiendo los mismos pasos que un catarro común.

Se pueden aliviar sus síntomas de la siguiente manera:

  • Lavarse las manos de forma frecuente.
  • Usar un humidificador de ambiente o tomar una ducha caliente para ayudar a aliviar el dolor de garganta y la tos.
  • Guardar reposo.
  • Beber líquidos.
  • Tomar analgésicos como ibuprofeno o paracetamol para aliviar dolores de garganta o fiebre.

En el caso del coronavirus 2019nCoV, suele ser conveniente el ingreso hospitalario para que se administren antivirales, dosis altas de esteroides, con el fin de reducir la inflamación pulmonar y un soporte respiratorio con oxígeno; en ocasiones puede precisar antibióticos, pero solo en caso de que existan infecciones bacterianas sobrevenidas, es decir, sobreinfección.

Este tipo de infecciones respiratorias se tratan con antivirales y medidas de soporte. El tratamiento se suele adaptar en función de la gravedad del paciente, ya que hay casos en los que se producen neumonías graves, pero en otros las manifestaciones son leves.

 

¿Se pueden prevenir las infecciones por coronavirus?

 

En este momento, no hay vacunas para prevenir las infecciones por coronavirus humanos. Pero es posible que pueda reducir su riesgo de contraer o propagar una infección al:

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos.
  • Evitar tocarse la cara, la nariz o la boca con las manos sin lavar.
  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • Limpiar y desinfectar las superficies que toca con frecuencia.
  • Cubrirse la tos y los estornudos con un pañuelo de papel. Luego deseche el pañuelo y lávese las manos.
  • Quedarse en casa cuando está enfermo.

 

Prevención

 

No se dispone de vacuna alguna ni de tratamiento específico para combatir la infección por coronavirus.

Mantener una higiene básica es la forma más eficaz de evitar contraer este virus en los lugares en los que existe un mayor riesgo de transmisión.

Es conveniente lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas ya infectadas, protegiendo especialmente ojos, nariz y boca.

Se aconseja el uso de mascarillas y usar pañuelos para cubrirse la nariz y la boca cuando se tose o se estornuda, sobretodo quien está en contacto con personas infectadas.

 

Diagnóstico

 

Para determinar si el malestar que sufre un paciente proviene de un simple resfriado o de un coronavirus, el médico puede realizar un cultivo de nariz y garganta, o incluso un análisis de sangre.

También se suele realizar una tomografía de tórax para determinar los síntomas de neumonía, así como otros análisis de sangre.

El control de la temperatura (con cámaras térmicas y termómetros digitales) de las personas que llegan a un aeropuerto procedentes de zonas afectadas ha sido una de las primeras medidas que se han puesto en marcha para detectar posibles casos del coronavirus de Wuhan, tal y como se hizo con los brotes anteriores. También se realizan cuestionarios a los viajeros; en caso de sospecha, se les somete a evaluación y, en su caso, se les traslada a centros sanitarios.

 

Imma Badia Camprubí

Secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral

FEUSO.-