24 de Enero, Día Internacional de la Educación. La educación es un derecho humano, un bien público y una responsabilidad colectiva

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó en 2018 una Resolución que proclamaba el 24 de enero “Día Internacional de la Educación”. El objetivo de este Día Internacional es celebrar el papel que desempeña la educación en favor de la paz y del desarrollo.

La aprobación por consenso de esta Resolución 73/25 demostró la voluntad política inquebrantable de apoyar las acciones transformadoras en favor de una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todos.

Sin una educación que además proporcione oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida, los países no lograrán alcanzar la igualdad de género ni romper el ciclo de pobreza que deja rezagados a millones de niños, jóvenes y adultos.

En la actualidad, 262 millones de niños y jóvenes siguen sin estar escolarizados, 617 millones de niños y adolescentes no pueden leer ni manejan los rudimentos del cálculo; menos del 4% de las niñas del África Subsahariana completan los estudios de secundaria baja y unos 4 millones de niños y jóvenes refugiados no pueden asistir a la escuela. El derecho a la educación de estas personas se ve afectado y eso no se puede aceptar.

Al dedicar un día en particular a la educación en el mundo, se está reafirmando el papel clave que desempeña la educación en la construcción de sociedades sostenibles y resilientes, y su contribución a la consecución del resto de Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Con el fin de reforzar la cooperación internacional en apoyo a los esfuerzos desplegados en aras de la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 4, la Resolución hace un llamamiento a todos los países y a toda la sociedad en general para que celebren el Día Internacional de la Educación.

La UNESCO es la agencia encargada de observar la celebración anual de este Día, en estrecha colaboración con los principales responsables del sector educativo de los países miembros de la ONU.

Desde la Federación de Enseñanza de USO estamos convencidos que la celebración de este Día Internacional contribuye a colocar a la educación y al aprendizaje como el mejor recurso renovable de la humanidad y a reafirmar el papel de la educación como derecho humano fundamental y bien público. Además, creemos firmemente que la celebración de este Día pone de relieve cómo el aprendizaje lleva al empoderamiento de los pueblos, a la conservación y prosperidad del planeta y a fomentar la paz.